10 formas naturales de reducir el estrés y fortalecer el sistema inmunológico (con la receta del batido de plátano y fresa) – Consejos de salud y alimentación

El estrés parece haberse convertido en un factor constante en la acelerada sociedad actual. Si no se controla, puede causar estragos en nuestra salud. Aprender a manejar el estrés de manera efectiva puede significar la diferencia entre ser robusto y lleno de vida, o volverse susceptible a las enfermedades y dolencias. El estrés puede debilitar el sistema inmunológico y acelerar el proceso de envejecimiento. La capacidad de relajarse y rejuvenecer promueve el bienestar, la vitalidad y la longevidad.

Un sistema inmunológico saludable regula el proceso de curación de nuestro cuerpo y lo protege contra las infecciones y enfermedades. Cuando el estrés compromete nuestra función inmunológica, puede provocar resfriados, gripe, fatiga, trastornos cardiovasculares y envejecimiento prematuro. El estrés aumenta el ritmo cardíaco, la presión arterial, los niveles de glucosa, la adrenalina, el cortisol, los radicales libres y el daño oxidativo. Esto inicia la respuesta de “lucha o huida”, somete al corazón a una tensión excesiva y también puede aumentar los sentimientos de ansiedad y depresión.
La protección del sistema inmunológico es una parte vital para vivir más tiempo, sentirse más joven y estar sano. Aquí hay diez formas naturales y saludables de reducir el estrés, estimular el sistema inmunológico y ralentizar el paso del tiempo.

Caminary actividad física (bailar, jardinería, ciclismo, natación, levantamiento de pesas, etc.). El ejercicio y la actividad física regulares fortalecen el sistema inmunológico, el sistema cardiovascular, el corazón, los músculos y los huesos. También estimula la liberación de endorfinas, mejora el funcionamiento mental, la concentración/atención y el rendimiento cognitivo, y reduce el colesterol, la presión sanguínea, el cortisol y otras hormonas del estrés. Tres sesiones de entrenamiento de 10 minutos durante el día son tan efectivas como una sesión de 30 minutos, y mucho más fácil de encajar en un horario ocupado.

Yoga y estiramiento. Los movimientos lentos y las posturas controladas del yoga mejoran la fuerza muscular, la flexibilidad, el rango de movimiento, el equilibrio, la respiración, la circulación sanguínea y promueven la concentración mental, la claridad y la calma. El estiramiento también reduce el estrés mental y físico, la tensión y la ansiedad, promueve el buen sueño, reduce la presión arterial y disminuye el ritmo cardíaco.
Higiene de las manos. La medida más efectiva para prevenir la propagación de microorganismos que causan infecciones es una buena higiene de las manos. Lavarse las manos con agua y jabón tan pronto como se llega a casa, y siempre antes de comer, reduce en gran medida la exposición a infecciones bacterianas y virales. En caso de que no pueda lavarse con agua y jabón cuando esté fuera de casa, lleve consigo algunas toallitas para manos a base de alcohol para controlar la exposición y la transmisión de microbios.

Risas y humor. Es cierto el dicho de que la risa es la mejor medicina. La risa reduce las hormonas del estrés como la adrenalina (epinefrina) y el cortisol. También beneficia al sistema inmunológico al aumentar el número y la actividad de las células T asesinas naturales. Estas células actúan como la primera línea de defensa contra los ataques virales y las células dañadas. Encuentra el humor en las cosas y participa en actividades que te hacen reír para aumentar tu función inmunológica y la resistencia a las enfermedades.

Dieta de altos nutrientes. Coma alimentos ricos en antioxidantes (como las vitaminas A, C, E y el licopeno), ácidos grasos omega-3 y folato. Los antioxidantes combaten y neutralizan los radicales libres, que son moléculas que dañan las células y causan enfermedades cardíacas, cáncer y envejecimiento prematuro. Los ácidos grasos omega-3 (una grasa poliinsaturada) tienen propiedades antiinflamatorias, cardiovasculares y reguladoras del sistema inmunológico. Es útil para prevenir y controlar el colesterol alto, la hipertensión, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer, la diabetes, la depresión y los trastornos inflamatorios y autoinmunes. El folato previene el declive cognitivo relacionado con la edad, el daño a los vasos sanguíneos y a las células cerebrales al reducir los niveles de homocisteína. También asegura la integridad del ADN (importante a medida que envejecemos y durante el embarazo) y promueve la salud de los glóbulos rojos. Las excelentes fuentes de alimentos para estos nutrientes son las siguientes.

Antioxidantes – calabaza, batatas, zanahorias, col rizada, pomelos (rojos y rosados), arándanos, fresas, sandía, melón, naranjas, pimientos (rojos y verdes), tomates, brócoli, semillas de girasol, almendras y aceite de oliva.
Ácidos grasos omega-3: semillas de lino molidas, nueces, salmón, soja y semillas de calabaza.
Folato – verduras de hoja verde oscuro (hojas de nabo, hojas de mostaza, espinacas, lechuga romana, hojas de col, etc.), frijoles, legumbres, espárragos, coles de Bruselas, remolacha y quimbombó.

Lamúsica. Escuchar tu música favorita es un gran método para reducir el estrés y aliviar la ansiedad. Su preferencia individual en cuanto a la música determina qué tipos de sonidos relajantes reducirán mejor su tensión, presión arterial y promoverán sentimientos de tranquilidad. Preste atención a cómo se siente cuando escucha una canción o un género musical en particular, y siga escuchando los que producen un efecto relajante.

Duerma. Dormir lo suficiente tiene un profundo impacto en sus niveles de estrés, en su función inmunológica y en su resistencia a las enfermedades. La falta crónica de sueño puede hacer que te sientas lento, irritable, olvidadizo, propenso a los accidentes y que tengas dificultades para concentrarte o para hacer frente a los agravios diarios de la vida. La pérdida de sueño a largo plazo también puede provocar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, hipertensión, depresión y ansiedad. La hora de dormir es cuando el cuerpo y el sistema inmunológico hacen la mayor parte de sus reparaciones y rejuvenecimiento. Esfuércese por dormir de 7 a 8 horas cada noche. Recuerde que el descanso y la relajación van de la mano.

Pensamiento positivo. El optimismo puede contrarrestar el impacto negativo que el estrés, la tensión y la ansiedad tienen en su sistema inmunológico y en su bienestar. A menudo es la forma en que percibe las cosas lo que determina si se siente abrumado, tanto mental como físicamente. Tener una actitud positiva, encontrar lo bueno en lo que la vida te ofrece y ver el lado positivo de las cosas mejora tu capacidad para manejar el estrés de manera efectiva.

El té. Tomar té regularmente durante el día puede ayudar a fortalecer tu sistema inmunológico y la capacidad de tu cuerpo para combatir gérmenes e infecciones. Tanto el té verde como el negro contienen un aminoácido beneficioso llamado L-teanina, que puede aumentar la capacidad de lucha contra las infecciones de las células T gamma delta. La L-teanina también promueve una sensación de relajación, calma y bienestar al influir en la liberación y concentración de neurotransmisores (como la dopamina, la serotonina y el GABA) en el cerebro.

Hidroterapia. Relajarse en un baño caliente alivia los músculos y articulaciones doloridos, reduce el estrés y la tensión, y promueve un buen sueño nocturno. Añada música relajante, iluminación suave y sales de baño con aroma natural o espuma de baño de burbujas para crear una experiencia de spa económica y conveniente en la privacidad de su hogar.

Para empezar, pruebe la deliciosa y nutritiva receta de Monique N. Gilbert. Es alta en antioxidantes y ácidos grasos Omega-3.

Batido de plátano y fresa

1 plátano maduro congelado
1 taza de fresas (frescas o congeladas)
1/2 taza de jugo de naranja
1/2 taza de leche de soja
2 cucharadas de calabaza enlatada
1 cucharada de semillas de lino molidas
1 cucharada de miel

Mezclar en un procesador de alimentos o licuadora durante 1-2 minutos, hasta que esté suave y cremoso.
Hace alrededor de 2-3/4 tazas (2 porciones)

Mensajes relacionados:

  1. Los beneficios del aceite de pescado
  2. ¿Qué son los radicales libres y los antioxidantes?
  3. El Omega-3 puede reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo
  4. Factores de riesgo de las enfermedades cardíacas y cómo reducirlas [Videos]