Cómo reducir la ansiedad con la técnica de respiración 7-11 –


La gente suele comentar ‘¿Respirar? ¡Lo hago todo el tiempo sin pensar! ¿Qué tiene de diferente esta técnica? La respuesta es simple:

Cuando inhalamos, activamos el sistema nervioso simpático. Es más un esfuerzo inhalar que exhalar, así que cuando inhalamos, nos tensamos.

Cuando exhalamos, activamos el sistema nervioso parasimpático; nos relajamos y tenemos la sensación de dejar ir.

Por lo tanto, si realizamos un patrón de exhalación más prolongada que inhalación, no podemos evitar activar la «respuesta de relajación». Intente inhalar contando hasta 7 y exhalando hasta contar hasta 11 (o utilice cualquier conteo que le parezca adecuado, siempre que la exhalación sea más larga).

Si contamos y nos concentramos en nuestra respiración, estamos usando nuestro cerebro racional (nuestra inteligencia superior) que automáticamente tiene el efecto de reducir la excitación en el cerebro emocional porque las dos áreas del cerebro no funcionan bien simultáneamente.

Trabajar con un terapeuta capacitado puede ayudar a las personas a aprender a relajarse cuando lo deseen, a controlar los ataques de pánico y otros problemas relacionados con la ansiedad. La técnica de respiración también es útil en el manejo de la ira, TOC o autolesiones, donde la excitación emocional suele ser muy alta.

7-11 gana tiempo para «dar un paso atrás» de una situación y restablecer el control. Esta sencilla técnica de respiración puede tener resultados asombrosos y su eficacia es indiscutible. La ciencia está ahí para respaldarlo.

Sin embargo, como cualquier técnica, mejora con la práctica. Al igual que los músculos que desarrollamos cuando vamos al gimnasio, nuestros ‘músculos mentales’ se fortalecen cuanto más los usamos.

Por lo tanto, puede hacer un poco de respiración de 7-11 durante 10 minutos al despertarse por la mañana para comenzar el día con un gran comienzo, 10 minutos a última hora de la noche para disfrutar de un sueño más profundo y reparador, y 5 o 10 minutos durante el día o siempre que los niveles de ansiedad comiencen a aumentar.

Pruébelo usted mismo.

No hay efectos secundarios desagradables ni contraindicaciones, además, nadie ha encontrado todavía una manera de gravarnos por el aire que respiramos … ¡así que es absolutamente gratis!

Frances Masters MBACP GHGI acreditado
Director Gerente Fusion Therapeutic Coaching Ltd