Dormir mal engorda, entérate cual es la razón de este suceso


Dormir es una actividad que debemos hacer todos los días y por lo menos debemos de dormir ocho horas para poder descansar y recuperar las energías.

Anuncio

Muchos piensan que el dormir mal solo nos afecta el rendimiento de nuestra día a día, pero si están intentando bajar de peso lamento decirte que el hecho de dormir mal engorda y afecta a nuestro cuerpo mucho más de lo que podrías imaginar.

Si quieres saber el porqué sucede esto, presta mucha atención a la siguiente información y seguramente te comenzarás a preocupar por dormir más por las noches.

Anuncio

dormir mal engorda

El dormir menos de las horas que el cuerpo necesita o tener un horario de sueño cambiante favorece de forma muy alarmante la aparición de sobrepeso y el riesgo de que padezcas diabetes. La relación del sueño y el metabolismo es muy grande, así que cuando uno está afectado el otro sufre las consecuencias. Una de las consecuencias que más se pueden observar (aparte de las ojeras) es que dormir mal engorda.

Por eso es tan importante tener en cuenta todos los aspectos de salud de nuestro cuerpo. Un “despiste” o no tener en cuenta algo que tomamos como normal puede afectarnos de forma muy negativa. Observa bien a tu cuerpo y a las señales que te manda. Si parece que algo no va bien debes tenerlo en consideración y asegurarte de que no suponga un problema.

¿Por qué dormir mal engorda y que efecto tiene en nuestro cuerpo?

dormir-mal

Si no dormimos las horas suficientes o las horas de sueños son menos de las que necesitamos, el metabolismo se puede ver alterado.

Signos de que tu hígado sobrecargado de toxinas que te está haciendo engordar

Entre los cambios que sufre nuestro cuerpo al no descansar de forma correcta se encuentra el desajuste hormonal. Se aumenta la producción de la hormona leptina, que es la encargada de que tengamos hambre. Del mismo modo disminuye la hormona grelina, que tiene como función producir saciedad. Como resultado tendremos hambre durante todo el día y será más difícil saciarla. Para intentar controlar ese apetito constante aumentaremos el consumo de alimentos calóricos, lo que subirá nuestro peso de forma progresiva.

Si duermes mal un día no quiere decir que vayas a engordar. Se trata de algo progresivo que se da cuando hay un mal sueño de forma habitual. Una siesta nos puede reparar el “daño” de una mala noche, pero procura que sean siestas cortas. Una siesta muy larga hará que no tengamos sueño por la noche y que se descontrole el ciclo.

Anuncio

Así que a partir de ahora trata de dormir bien si quieres estar en buenas condiciones físicas. ¡Comparte este artículo!

¡Compártelo En Facebook!