Embarazo

16 semanas de embarazo y los síntomas principales

 

A las 16 semanas de embarazo, los cambios que se producen en el bebé son menos evidentes que los que se producen en la madre. El bebé se sigue desarrollando, pero ya está completamente formado.

A continuación, te explicamos los cambios que se producen tanto en el bebé como en la madre, además de las pruebas diagnósticas que se deben realizar durante esta semana de gestación. Es muy importante que veas cuáles son los cambios, de esta manera no te sorprenderás, cada vez va queda menos y los cambios siguen produciéndose en esta gran aventura llamada embarazo.

Cambios en el bebé a las 16 semanas de embarazo

En esta semana los cambios que se producen son sutiles, por ejemplo, aumentará de tamaño y peso, empezará a moverse y/o podrá notar cambios en la intensidad de la luz. En este apartado, te mostramos los cambios principales que se producen en el bebé en la semana 16 de gestación.

Esta semana es decisiva ya que el crecimiento de la cabeza del bebé se ralentiza y el cuerpo empieza a crecer de manera más rápida. Por ello, el feto va tomando la forma que tendrá cuando nazca, es decir, va tomando las proporciones que tendrá finalmente.

Además, aparecen los primeros movimientos torácicos que tienen como objetivo entrenarse para la respiración. Es cierto que el bebé no respirará hasta el momento del nacimiento, aun así, tiene que estar preparado para ello. La manera de entrenarse es realizar movimientos torácicos que se asemejan a la respiración,

En esta semana, el bebé medirá entre 10 y 11 centímetros y pesará entre 80 y 100 gramos, se podría decir que el tamaño del bebé es el de una patata o el de un aguacate. A partir de este momento empezará a crecer más rápido de lo que lo había hecho en semanas anteriores. Por lo tanto, cada vez tiene más forma de bebé.

Como ya sabrás, en esta semana los órganos del bebé ya están formados, aun así, se siguen perfeccionando. En este periodo empiezan a crecer tanto las piernas como los brazos, y podrá empezar a moverlos y flexionarlos con total libertad. Esto hará que puedas empezar a notar como el bebé se va moviendo dentro del útero.

Sus dedos empezarán a diferenciarse tanto en las manos como en los pies. Aun así, el bebé prefiere mantener los puños cerrados y en las ecografías podrías no ver sus dedos como consecuencia de ello.

Movimiento del bebé dentro de la barriga

Además, a las 16 semanas de embarazo, empezará a entrenarse para el nacimiento ya que moverá la cabeza y empezará a analizar el lugar que le rodea, empezando a moverse cada vez más. El bebé será curioso y querrá conocer el lugar donde se encuentra. Por ello, podrás notar el movimiento del bebé en tu tripa.

Lo anterior se produce como consecuencia de que el cerebro del bebé va adquiriendo dominancia y va ejerciendo control sobre el resto de los músculos que forman su cuerpo. Esto hará que pueda controlar sus movimientos y que se pueda mover para explorar.

En esta semana es cuándo empezará a poder percibir los cambios de la intensidad en la luz. Es cierto que hasta las 25 semanas no abrirá los párpados, pero, aun así, ya posee la habilidad para notar cambios en la intensidad de la luz.

En cuanto a la disposición de la cara, sus ojos y las orejas, se colocarán en su posición final y la cabeza está más erguida que en semanas anteriores. Otro cambio importante, es que las uñas de los pies han empezado a crecer. Asimismo, empiezan también a aparecer las pestañas y las cejas.

Otro aspecto relevante, es que sus órganos internos se prepararán para el nacimiento. Por un lado, como ya hemos mencionado, sus pulmones se entrenarán para la respiración y, por otro lado, su corazón ya bombea unos 22 litros de sangre al día. El volumen de sangre bombeada irá aumentando a medida que el bebé vaya creciendo y desarrollándose.

A partir de la semana 15 y 16, los cambios que se producen en el bebé son menos evidentes que los que se producen en la madre. El feto continúa desarrollándose, pero ya está formado. En la madre, sin embargo, los cambios que se producen son cada vez más evidentes, tal y como te explicaremos en el siguiente apartado.

Cambios en la madre

En la semana 16 de embarazo el cuerpo seguirá sufriendo muchos cambios hasta ahora eran impensables, como: cloasma gestacional, insomnio, dolores de espalda, salivación excesiva, etc. A continuación, te explicamos los cambios más importantes que podrías sufrir durante esta semana de gestación.

  • Crecimiento de la tripa y pecho.

Tu pecho y tu abdomen crecerán considerablemente ya que la placenta y el líquido amniótico aumentarán mucho de tamaño y volumen. Asimismo, los cambios hormonales, harán que tu pecho aumente y se vaya preparando para la lactancia.

  • Cloasma gestacional.

También puede que aparezcan en tu piel una serie de manchas oscuras. Esta afección es denominada “cloasma gestacional” y normalmente desaparecen una vez que nace el bebé. Aun así, deberás tener cuidado y no exponerte al sol en las horas de más radiación, y siempre tendrás que utilizar crema solar de un factor alto.

En algunos casos, estas manchas pueden no desaparecer después del nacimiento. A pesar de ello, existen tratamientos médicos que tienen como finalidad eliminar estas manchas oscuras en la piel. Es importante mencionar que estos cambios son fruto de las alteraciones hormonales que se producen durante el embarazo.

  • Insomnio.

A partir de esta semana, también tendrás dificultades para conciliar el sueño. Esto es así porque el abdomen ha crecido bastante y te impedirá dormir en las posturas que lo hacías antes de quedarte embarazada. Los médicos recomiendan que las futuras madres empiecen a dormir de lado con el objetivo de no aplastar al bebé.

En el caso de que no puedas dormir de lado o en el caso de que te muevas en exceso durante la noche, los médicos recomiendan colocar una almohada detrás de la espalda con la finalidad de evitar que se produzca presión en el útero. Tendrás que acostumbrarte el tamaño de tu barriga.

  • Dolores de espalda.

A estas alturas, también serán frecuentes los dolores de espalda por el tamaño y el peso de la barriga. Los médicos recomiendan hacer ejercicio, mantener la espalda lo más recta posible, agacharse de una manera adecuada y dormir de lado.

Es importante destacar, que la vida sedentaria podría favorecer la aparición de dolores de espalda y de otras afecciones, por ello, deberás mantenerte activa a no ser que tu médico te haya indicado lo contrario.

Otro problema que podrás sufrir en esta semana es el estreñimiento. Muchas mujeres sufren estreñimiento durante algún momento del embarazo como consecuencia de las hormonas y de la presión que crea el útero encima de los intestinos.

Asimismo, hay otros factores que contribuyen al estreñimiento como la ralentización de la digestión o el hierro de las vitaminas que se ingieren durante el embarazo. Los médicos recomiendan comer alimentos ricos en fibra para intentar prevenir y evitar el estreñimiento.

  • Cambios hormonales.

En cuanto a las hormonas, a las 16 semanas de embarazo a pesar de que siguen teniendo un papel importante, se podría decir que poco a poco se van calmando y estabilizando. Esto hará, entre otras cosas, que sufras menos náuseas y que te encuentres mejor a medida que van pasando los días.

Trastornos importantes a las 16 semanas de embarazo

  • Aborto espontáneo.

En el segundo semestre, como ya sabrás, las probabilidades de que suceda un aborto espontáneo son mucho menores. Por ello, puedes estar más tranquila y relajarte. Los médicos dicen que a partir de este momento es cuando se empieza a disfrutar del embarazo de una manera plena.

  • Aumento de tasa cardíaca.

A estas alturas, es probable que tu ritmo cardíaco haya aumentado hasta un 20%, como respuesta a la necesidad de tener un mayor riego sanguíneo que cubra todas las necesidades del organismo. En consecuencia, tu piel se verá beneficiada ya que tendrás la piel suave, firme y radiante.

  • Congestión nasal.

Las alteraciones hormonales podrían hacer también que tuvieras congestión nasal como consecuencia de la inflamación de las mucosas.

  • Caries y la sepsis bucal.

Estas dos enfermedades podrían ser producidos por déficit de algunas hormonas como la riboflavina. Por ello, existen programas bucodentales destinados a las mujeres embarazadas.

  • Salivación excesiva.

Relacionado con lo anterior, es común que durante el embarazo se produzca hipersialorrea o, lo que es lo mismo, salivación excesiva. Esto también es producido por los cambios hormonales que se producen durante los nueve meses. Los médicos recomiendan realizar enjuagues para intentar combatirla.

  • Hemorragias nasales.

Además, el mayor riego sanguíneo te provocará inflamación en los vasos sanguíneos de la nariz, y esto podría provocarte hemorragias nasales. Es importante que tomes alimentos con vitamina C, con el objetivo de evitar estas hemorragias. Los médicos recomiendan no utilizar gotas para la nariz a no ser que te lo haya recomendado expresamente un médico.

  • Movimiento del bebé.

Además, a partir de esta semana también, es cuando puedes empezar a notar las primeras patadas o los primeros movimientos del bebé. Sin embargo, esto es orientativo porque cada bebé es único. Podría ser perfectamente normal que no notases el movimiento del bebé hasta la semana 22, no es algo que deba preocuparte en exceso.

Es importante destacar que estas podrían ser algunas de las afecciones médicas y cambios que podría sufrir la madre durante esta semana del embarazo. Sin embargo, podrían no producirse todos o producirse algunos que no estén en la lista.

En el caso de que todos estos cambios te produzcan una sensación de malestar, tendrías que comentarlo con tu médico, ginecólogo, matrona, enfermera, etc. con el objetivo de ponerles solución lo antes posible.

Finalmente, es relevante recordarte que está totalmente contraindicado que la mujer durante el embarazo tome drogas, tabaco o alcohol porque podría causarle daños irreversibles al bebé.

Exámenes médicos y pruebas diagnósticas a las 16 semanas de embarazo

A lo largo del embarazo te irán realizan diversas pruebas y exámenes médicos. A continuación, te explicamos las más importantes.

  • Ecografía

En esta semana no se suelen realizar ecografías porque probablemente ya se hayan realizado en semanas anteriores. Aun así, en el caso de que te la realicen, podrás ver el sexo del bebé porque los genitales externos ya son evidentes. Además, en esta semana, podrás empezar a escuchar el latido del corazón del bebé

  • Análisis de sangre.

Es probable que te realicen una prueba que tiene como finalidad medir los niveles de alfa feto proteína en la madre. El objetivo final de esta prueba es descartar que el bebé padezca alguna enfermedad como espina bífida, síndrome de Down, etc.

  • Amniocentesis.

En el caso de que haya sospechas de algún tipo de enfermedad, se realiza esta prueba ya que puede ayudar a detectar alteraciones cromosómicas. En esta prueba se introduce una aguja a través de la tripa de la madre con el objetivo de extraer líquido amniótico. Posteriormente, el líquido se analiza y en una semana aproximadamente, pueden estar listos los resultados.

Esta prueba puede detectar enfermedades como espina bífida, síndrome de Down, trastornos metabólicos, síndrome de Turner, etc. Es importante destacar, que esta prueba es más invasiva que las anteriores ya que existe un cierto riesgo de aborto. Por ello, no se realiza si no es estrictamente necesaria.

  • Cribado de la bacteriuria asintomática.

Durante en embarazo se producen diversas infecciones, debido, entre otras cosas, a los diversos cambios hormonales que se producen. En algunas ocasiones estas infecciones son asintomáticas y esto puede suponer un problema.

Por ello, con el objetivo de que no se convierta en algo más grave, es recomendable realizar pruebas de infecciones para descartar futuros problemas.

En resumen, en la semana 16 de embarazo el bebé se prepara para el nacimiento, sus ojos y sus orejas se colocan, sus extremidades se desarrollan y empieza a prepararse para la respiración. A estas alturas el feto ya tiene aspecto de bebé.

Aun así, los cambios en la mamá a las 16 semanas de embarazo son más evidentes, ya que la barriga es de gran tamaño y cada vez empieza a crecer más, se puede producir estreñimiento, pueden aparecer manchas en la piel, dolores de espalda, etc. En cuanto a los exámenes médicos, es recomendable que te hagan pruebas para descartar infecciones.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”
MOSTRAR FUENTE

Return back to Embarazo

Return back to Home

5 Alimentos que DESTRUYEN la Grasa Abdominal (y 2 Alimentos que hay que DEJAR de Comer)

Leave a Comment

×
Regalanos Un Me gusta
¡Lo apreciamos!
No Thanks
×
¿Te gustó?
Compartelo en Facebook
No Thanks