La Obesidad Y La Psoriasis… ¿Están Relacionadas?


Ambas enfermedades están implican problemas inmunológicos y es común que se presenten en conjunto.

Anuncio

No es secreto para nadie que la obesidad trae consigo muchos problemas de salud. Es que esta patología predispone al cuerpo a sufrir un abanico heterogéneo de enfermedades metabólicas, como el Síndrome X, cardiovasculares, como infarto al miocardio e incluso dermatológicas, como la psoriasis.

La obesidad y la psoriasis comparten un síntoma común: la inflamación. La obesidad en sí es un proceso inflamatorio, de hecho varios estudios han demostrado que tener un alto porcentaje de grasa en la composición corporal activa una serie de señales bioquímicas que están muy implicadas en la hiperactivación de las células inmunológicas. Y… ¡sorpresa! La psoriasis es una enfermedad inmunológica.

Anuncio

obesity

De hecho, el dermatólogo Alfredo Lander explicó que la obesidad agrava la psoriasis: una persona obesa tiene más probabilidades de desarrollar psoriasis severa y responde más lentamente a la medicación.

Esta enfermedad de la piel también tiene implicaciones que no pueden verse. Inflama el epitelio de los vasos sanguíneos, conocido como endotelio, y esto puede causar obstrucción en los vasos más pequeños y producir problemas circulatorios que podrían derivan en úlceras en los pies o piernas.

Esto además empeora la hipertensión y vuelve al paciente más propenso a sufrir problemas cardíacos y del Sistema Nervioso.

Pero… ¿qué es la psoriasis en sí? Es una enfermedad crónica y autoinmune que se caracteriza por la aparición de manchas rojas en la piel y descamaciones de esta en zonas características, que incluyen: tronco, codos, cuero cabelludo y rodillas.

No es contagiosa y aparece generalmente en pacientes que tienen entre 15 y 35 años de edad. Las células de la piel se producen en su capa más profunda y van ascendiendo hasta llegar a la epidermis en un tiempo aproximado de un mes.

En la psoriasis, este proceso se da aceleradamente y las células muertas se acumulan en la superficie, de ahí viene la descamación.

El tratamiento de una persona con obesidad y psoriasis debe estar orientado a solventar el problema que supone mayores riesgos para el paciente, por lo que es necesaria la acción conjunta de un internista, un cardiólogo, un endocrinólogo, un dermatólogo y un nutricionista.

homero20obeso_8001

Un estudio publicado por la Asociación Médica Americana demostró que la pérdida de peso disminuye la severidad de la psoriasis y favorece la acción del tratamiento. Lo más importante es acudir a un especialista en Medicina Interna o Dermatología, y evitar la automedicación.

Anuncio

Estos médicos incluso podrían considerar alternativas terapéuticas como la Medicina Biológica, que está en auge actualmente y que ofrece beneficios más integrales para esos pacientes con esas enfermedades típicas de la obesidad, como la diabetes y la hipertensión, y ayuda a reducir el riesgo de sufrir eventos catastróficos, tales como infartos o enfermedad cerebrovascular.

¡Compártelo Con Tus Amigos!